Setsubun 節分

en

                                        

Japón es uno de los países en el mundo que a pesar de la gran modernidad que lo rodea, aún conserva muchas de las tradiciones y festividades antiguas.

Una de estas tradiciones que continúa vigente, es el Setsubun(節分).

Setsubun (節分) significa “separación de las estaciones del año” y hace referencia al día antes del comienzo de cada estación (primavera, verano, otoño e invierno) según el calendario lunar.

Durante el periodo Nara (710-794) se contemplaba en el mes de febrero el rito de cazar espíritus malignos durante el inicio de la primavera y posteriormente en el periodo Heian (794-1185), se fue desarrollando la tradición de expulsar a los demonios mediante los olores producidos del humo de madera y cabezas de sardinas secas quemadas, al igual que el sonido de tambores.

En la actualidad en vez de las mal olientes cabezas de sardinas, se colocan  los Hiiragi Iwashi (柊鰯), que son la representación de estas cabezas de sardinas como un adorno que ahuyenta a los demonios y malos espíritus colocándose en las entradas de las casas, sobre todo en las viviendas ubicadas en los pueblos.

Algo que aún permanece muy firme, es la tradición de expulsar demonios por medio de la frase “Oni wa soto, Fuku wa uchi” (“fuera los demonios, que entre la fortuna”).

Esta frase se repite de manera constante, mientras se arrojan frijoles a un miembro participante con una máscara representando al “Oni” (Demonio), que es la entidad que se quiere ahuyentar, pues se dice que estas semillas son efectivas para esta finalidad y se les conoce como “Mame Maki”.

Se lanzan previamente tostadas pues al terminar de hacer el ritual se deben comer una por cada año de edad con la cual cuenta cada participante y se dice que al hacer esto se está llamando a la salud y buena fortuna para el resto del año.

En la zona de Kansai se lleva a cabo una tradición más durante la festividad del Setsubun y consiste en comer un rollo, el cual lleva el nombre de “Ehō Maki” (rollo de la fortuna).

Este rollo es robusto y es de aproximadamente 20 cm , la tradición dice que debe comerse mientras se piensa con muchas fuerzas un deseo y sin decir una sola palabra, el rollo no debe ser cortado pues se dice que es lo mismo que si cortaras tu propia suerte.

Además de esto se debe comer viendo hacia una dirección específica que cada año la define la antigua ciencia esotérica “Onmyōdō” que va de la mano con el calendario chino.

Por supuesto hay quienes no practican ninguno de estos rituales, pues no son creyentes o supersticiosos, pero lo que si es cierto es que parece ser una tradición bastante divertida y a demás muy deliciosa.

A demás siempre es importante conservar las tradiciones que nos han ido transmitiendo de generación en generación nuestros antepasados y así sentirnos orgullosos de los orígenes que nos distinguen, independientemente de donde seamos.